sábado, 13 de enero de 2018

Costa Rica: resolución de la CIDH, un paso hacia la igualdad

El conservadurismo de corte cristiano se ha venido exacerbando en los últimos años, como repuesta a la cada vez mayor presencia de los movimientos vinculados a las demandas de los grupos LGTBI y femeninos. Es un conservadurismo que tiene como rasgos la intolerancia y la agresividad.

Rafael Cuevas Molina/Presidente UNA-Costa Rica

Para la Nanis

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) dio un paso trascendental al resolver la consulta del Gobierno de Costa Rica respecto al matrimonio igualitario. Según la Corte, tras un razonamiento impecable que no deja lugar a dudas, "los Estados deben garantizar el acceso a todas las figuras ya existentes en los ordenamientos jurídicos internos para asegurar la protección de los derechos de las familias conformadas por parejas del mismo sexo, sin discriminación con respecto a las que están constituidas por parejas heterosexuales".

Costa Rica: En la recta final

Como es habitual en los ciclos de la vida política de nuestro país, enero se ha iniciado con el relanzamiento de la campaña electoral (¿¡) si es que lo que ha sucedido hasta ahora pueda calificarse como “año de campaña electoral”. 

Arnoldo Mora Rodríguez / Especial para Con Nuestra América

A fuer de sinceros, hemos de reconocer que nunca ha habido una campaña más desdibujada como la que se ha visto en meses  pasados. El frío que azota a los países del Norte y que hemos sufrido en estos días, constituye la expresión la más acabada de lo que está experimentando el electorado nacional en la recta final de una campaña, que parece habrá de prolongarse hasta Semana Santa si hay segundas elecciones. Pero más que especular sobre quién ganará las próximas elecciones, debemos preguntarnos  en torno al porqué de esta indiferencia del electorado respecto de  un proceso eleccionario del que muchos creemos definirá en no poca medida el rumbo que habrá de  tomar el país en un futuro inmediato. Este fenómeno es aún más extraño y preocupante en el caso de un pueblo como el costarricense que históricamente se ha caracterizado por su interés en los asuntos políticos, interés  que suele exacerbarse en tiempos de campaña electoral, cuyo enfrentamiento entre partidos suele asemejarse a la puja entre equipos de futbol en un campeonato; hasta el punto de que  se acostumbra a decir  que al tico lo mueven  principalmente dos pasiones: el futbol y la política. Sin embargo, hoy podemos reconocer  que, respecto de lo primero no hay duda, dado que el sueño de todo el país es  que la  participación de la selección nacional  en el próximo campeonato mundial a verificarse en Rusia, sea tan exitosa como lo fue hace cuatro años en  Brasil.

Marx, ambiente, sociedad. Nota para la ecología política de nuestro tiempo.

Vivimos en el ambiente creado por un sistema mundial que solo puede garantizar su reproducción en la medida en que socava, en cada una de sus sociedades, las condiciones fundamentales de vida y desarrollo de la especie que somos.

Guillermo Castro Herrera / Especial para Con Nuestra América
Desde Ciudad Panamá

Para Rafael Colmenares,
en sus ríos como en sus páramos

El verdadero problema relativo al lugar y la función de la naturaleza en la filosofía de la praxis no consiste tanto en que exista o no una ecología de Marx, como en que su obra ofrezca una teoría y una metodología de la historia que permitan un abordaje integrado del desarrollo de la especie humana. Este es un tema de especial interés político para nuestro tiempo, sobre todo en lo que hace al análisis del origen, el significado histórico y las vías de acción ante la crisis ambiental global.

2018: un año para la reflexión sobre Marx a 200 años

El marxismo latinoamericano tiene el desafío de alejarse del marxismo simplemente partidista, para convertirse en una teoría sujeta a la crítica y la actualización, a fin de que forme parte de la cultura de la región como instrumento de estudio y como concepción que tiene por base tanto la ciencia como la investigación rigurosa de la realidad.

Juan J. Paz y Miño Cepeda / Firmas Selectas de Prensa Latina

En el esquema clásico de periodización de la mal llamada “historia universal”, la Edad Contemporánea arrancó con la Revolución Francesa (1789); pero en América Latina el proceso correspondiente constituye la Independencia, aunque con sustanciales diferencias: mientras en Europa se instaura el capitalismo y ascienden las burguesías, acá no hubo revolución industrial; y la independencia, aunque tuvo participación y hasta intereses populares (liberar esclavos, redimir a los indígenas, instaurar democracias republicanas) impuso el poder de los criollos.

Durante el siglo XIX y hasta bien entrado el XX, en América Latina rigieron sistemas oligárquicos, de base terrateniente, comercial y hasta bancaria, pero con ausencia de capitalismo, pese a la constitución de reducidos núcleos de burguesías.

Terror psicológico: el fantasma de Venezuela

Morena ha copado el espacio desde la izquierda hasta el centro y ahora extiende su influencia del centro hasta un buen tramo de la derecha. Es el mejor antídoto para el terror psicológico que en 2006 convirtió a AMLO en “un peligro para México”.

Carlos Figueroa Ibarra / Especial para Con Nuestra América
Desde Puebla, México

El fin de semana pasado, mi familia y yo fuimos invitados a comer por un querido y destacado abogado que reside en Puebla y me distingue con su amistad. Me sorprendió advertir que las opiniones con respecto a Andrés Manuel López  entre los invitados, ya no eran tan virulentas como las que había advertido en el pasado. Una amiga cercana de nuestros anfitriones me expresó: “yo quiero votar por López Obrador y por Morena, no solamente para Presidente sino también para todos los demás cargos. Pero me da miedo que con él, México se convierta en otra Venezuela”. Después de darle varias razones  por las cuales consideraba infundado este temor, recordé cómo las derechas mexicana y venezolana han esparcido esta guerra psicológica con respecto a AMLO y Morena. Hace unos días aparecieron en  distintos lugares de Venezuela unas inverosímiles mantas firmadas por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) en las que se expresaba firme apoyo a Andrés Manuel. Y en las redes sociales, en especial en twitter, el supuesto apoyo del PSUV al candidato presidencia de Morena incluso se volvió tendencia.

Ecuador: “Difícil pensar que Lenín Moreno podrá resistir la presión de las élites sin el correísmo”

“¿Lenín Moreno podrá resistir la presión de las élites sin el correísmo? Resulta muy difícil pensar esto. El avance de la derecha y de la agenda neoliberal, en el sentido común y en el discurso político de grandes actores, ha sido muy significativo”, sostiene el investigador Franklin Gallegos en esta entrevista.

Pedro Brieger / NODAL y CLAE

Franklin Gallegos
El año pasado Lenín Moreno asumió la presidencia del Ecuador como sucesor de Rafael Correa del movimiento Alianza País. Moreno fue vicepresidente de Correa entre 2007 y 2013 y luego fue reemplazado por Jorge Glas, quien lo acompañó en la fórmula que ganó las elecciones en abril de 2017. Correa dijo públicamente que al dejar el cargo se radicaría por un tiempo en Bélgica para acompañar a su mujer que es oriunda de ese país.

Sin embargo, las diferencias entre Moreno y Correa afloraron y lo que comenzó como una cuestión de “estilos” terminó convirtiéndose en una batalla política, la fractura de Alianza País y una ruptura entre ambos. Para comprender la crisis que vive hoy Ecuador NODAL conversó con Franklin Ramirez, profesor universitario e investigador de FLACSO, la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales del Ecuador.

Bolivia: Vecinos y pasado tormentosos, futuro difícil

Los países vecinos, en manos de neoliberales –con ayuda de los amigos estadounidenses y algunos europeos-, harán todo lo posible para desestabilizar el país y matar el sueño boliviano.

Sullkata M. Quilla / CLAE

Bolivia, en el corazón de Sudamérica, es un país mediterráneo, que se encuentra  rodeado por tierra, es decir, que no tiene una salida al mar. Es un país sin litoral, con un reclamo de acceso al océano Pacífico ante Chile, que involucra también a Perú, por razones no solo históricas sino también jurídicas.

Pero más allá de esa mediterraneidad que la marca en Sudamérica al igual que Paraguay, cuenta con cuatro de sus cinco vecinos gobernados por empresarios neoliberales. El gigante Brasil sufre a manos del golpista Michel Temer, mientras que Argentina, Perú y Paraguay están gobernados por empresarios (Mauricio Macri, Pedro Pablo Kuczinsky y Ricardo Cartes) caracterizados por expoliar las arcas del Estado en beneficio de una elite que integra, junto a los medios hegemónicos de comunicación, el poder fáctico. Y pronto se les sumará Chile, con Sebastián Pïñera.

Colombia: El verdadero nombre de la paz (II)

La dirigencia le ha fallado tanto al país que cierto rechazo popular a los acuerdos se debe a la creencia de que les van a dar a los reinsertados oportunidades que el resto de la sociedad no ha tenido.

William Ospina / El Espectador

Lo alarmante del plebiscito de octubre de 2016 no es que el No haya ganado con el 20 % de los votos, y ni siquiera que el Sí apenas haya obtenido menos del 20 %, sino que el 80 por ciento de la población le haya dado la espalda a un proceso que era una gran oportunidad para el país. Porque una indiferencia del 60 % y un rechazo del 20 % prometen poco en términos de aclimatación social de una paz que no puede llegar si la ciudadanía no se la apropia, una paz que en realidad ni siquiera hay que hacer con la ciudadanía sino en la ciudadanía. La paz tienen que ser los ciudadanos: sólo ellos pueden ser la convivencia y la reconciliación, sólo ellos pueden ser el perdón y la memoria, la solidaridad y la construcción de otra dinámica de la vida en comunidad.

Un Brasil en retroceso, alerta ante un eventual golpe dentro del golpe

El 2018 da la oportunidad a los brasileños de optar entre la posibilidad de construcción de una sociedad mínimamente igualitaria o la consolidación definitiva de un proyecto expoliador, represivo, antipopular, siempre y cuando se realicen las elecciones presidenciales y no se produzca un golpe dentro del golpe para impedir, a toda costa, la participación del exmandatario Lula de Silva en ellas.

Juraima Almeida / NODAL

Las señales son confusas y es difícil que quienes hoy detentan el poder se pongan la soga al cuello: las elecciones no están aseguradas, y harán lo imposible para impedir la elección del expresidente, inclusive un nuevo golpe que conlleva al vaciamiento del presidencialismo o de un enmienda constitucional (eludiendo la consulta popular) que dicte un parlamentarismo de hecho, o una presidencia colegiada, con jueces y quizá militares.

Movimientos populares: entre el espontaneísmo y la manipulación

No todos estos movimientos “de masas” son iguales. Aquellos que son visualizados en la geoestrategia de Washington como un peligro –por ejemplo en Latinoamérica todos los que se oponen a la industria extractivista– tienen una lógica totalmente distinta a aquellos que se levantan como “defensores de la democracia”, con un contenido más clasemediero.

Marcelo Colussi / Para Con Nuestra América
Desde Ciudad de Guatemala

Los iraníes que se manifiestan contra su gobierno verán un gran apoyo de Estados Unidos en el momento adecuado”.
Donald Trump, con motivo de los actuales acontecimientos en Irán (enero 2018)

Partidos políticos en crisis

A partir de las dos últimas décadas del pasado siglo, y en lo que va del presente, asistimos a una gradual pero permanente decadencia de los partidos políticos tradicionales. Esto se da tanto en la derecha como en la izquierda. Las poblaciones van evidenciando un creciente hastío en relación a las formas tradicionales de la “política profesional”, dada por tecnócratas, burócratas siempre alejados de la gente, “mentirosos de profesión”. La política hecha a través de los partidos (farsante, embustera, manipuladora) sigue siendo la forma en que se maneja la institucionalidad de los Estados nacionales, pero cada vez más es la mercadotecnia, el manejo “de mentes y corazones” –como pedía Zbigniew Brzezinsky, maestro en estas artes–, la tecnología publicitaria, la que “hace” la política. O, al menos, la que se encarga de “manejar” a las grandes masas. Las decisiones fundamentales, por supuesto, se siguen haciendo en las sombras. Y no la hacen los “políticos de profesión” precisamente, sino los que les financian las campañas y para quienes, en definitiva, trabajan. Entonces, como acertadamente dijera el francés Paul Valéry: “La política es el arte de hacer creer a la gente que toma parte en los asuntos que le conciernen”. Deberíamos agregar: “pero sin permitirle que realmente se involucre en nada”.

El futuro de la Tierra no cae del cielo

Tenemos que merecer subsistir en ese planeta. Pero eso depende de una relación amistosa hacia la naturaleza y la vida, y una profunda transformación en las formas de vivir.

Leonardo Boff / Servicios Koinonia

Lo que voy a escribir aquí será de difícil aceptación por la mayoría de los lectores y lectoras. Aunque lo que diga esté fundamentado en las mejores cabezas científicas, que hace casi un siglo, vienen pensando el universo, la situación del planeta Tierra y su eventual colapso, o un salto cuántico a otro nivel de realización, no ha penetrado, sin embargo, en la conciencia colectiva ni en los grandes centros académicos. Continúa en vigor el viejo paradigma, surgido en el siglo XVI con Newton, Francis Bacon y Kepler, un paradigma atomístico, mecanicista y determinista, como si no hubiera existido un Einstein, un Hubble, un Planck, un Heisenberg, un Reeves, un Hawking, un Prigogine, un Wilson, un Swimme, un Lovelock, un Capra y tantos otros que nos elaboraron la nueva visión del Universo y de la Tierra.

sábado, 6 de enero de 2018

Guatemala e Israel

Jimmy Morales, el comediante burlón de las mujeres, los indígenas y los homosexuales que llegó al poder gracias a mítines electorales en los que reproducía sus programas televisivos, muestra lo que ya todos sabemos: que no es más que una mampara, una máscara de rictus sonriente de quienes han ejercido el poder de forma violenta y corrupta durante décadas.

Rafael Cuevas Molina/Presidente AUNA-COSTA RICA

Jimmy Morales y Benjamin Netanyahu,
en noviembre de 2016.
El domingo 24 de diciembre, el gobierno de Guatemala reconoció a Jerusalén como capital del Estado de Israel. No es una noticia que nos tomara por sorpresa porque, tal como lo indicó la cancillería guatemalteca, ambos países tienen una larga historia de relaciones. No se trata, sin embargo, de las relaciones que invocó el gobierno guatemalteco sino de otras, menos publicitadas, vergonzosas, llevadas adelante en la oscuridad.

Panamá: Carlos María Ariz en el reino de este mundo

La carta del Obispo Carlos María Ariz, de 1999, tiene un enorme valor histórico, pues constituye en verdad el documento fundador del movimiento socio-ambiental popular en Panamá. Con ella se abre paso a lo ambiental como objeto de política, en un panorama dominado hasta entonces por un conservacionismo conservador y un ambientalismo liberal legalista, ambos sin verdadera articulación con los movimientos de trabajadores del campo y la ciudad.

Guillermo Castro H. / Especial para Con Nuestra América
Desde Ciudad Panamá

Carlos María Ariz (1928-2015)
Diecinueve años hace que el entonces Obispo de Colón y Kuna Yala, Carlos María Ariz, le dirigiera una carta a la recién electa Presidenta de la República, Mireya Moscoso, para informarle sobre el malestar de los campesinos de la llamada Costa Abajo de Colón, en el Atlántico Centro Occidental de Panamá, ante una Ley aprobada el 31 de agosto de ese 1999, que concedía a la Autoridad del Canal de Panamá unos dos mil kilómetros cuadrados de la región para la modernización de la vía interoceánica.[1] Allí le decía que los evangelizadores y misioneros de las comunidades de la Costa Abajo habían analizado “el origen de esa ley y sus consecuencias para los campesinos de la costa atlántica”, y habían concluido en la necesidad de rechazarla.

Panamá: Un congreso histórico por la soberanía

No hay duda alguna que las profundas transformaciones que desde hace décadas se vienen produciendo a nivel universal, han dejado también su impronta, en muchas de nuestras carencias y dificultades, a la hora de sustentar eficazmente las preocupaciones soberanas en las nuevas realidades creadas, que nos sirvieran para persuadir así, a amplias capas de nuestra población, sobre su vigencia y actualidad.

Pedro Rivera Ramos / Para Con Nuestra América
Desde Ciudad Panamá

Durante dos días (15 y 16 de febrero) de 1964 y seguramente con la ira contenida, el dolor por la Patria mancillada o el duelo por los héroes caídos en desigual combate, un número considerable de las organizaciones más representativas de nuestra Nación, entre asociaciones profesionales, sindicatos, organizaciones campesinas, religiosas, estudiantiles y otras,  aprobaban mediante resoluciones, una visión distinta de lo que deberían ser a partir de ahora, las relaciones con los Estados Unidos, con la ocupación ilegal de la franja canalera y con la construcción de un país al servicio principalmente de sus ciudadanos. Poco más de un mes había transcurrido de los aciagos días que desde el 9 de enero de 1964, afligían a la Patria.

Las pruebas del crimen económico contra Venezuela

Prohibido ver lo evidente. Esta suerte de sentencia encontrada en un mural callejero le viene como anillo al dedo a todo aquel que ignora la continua agresión económica que viene sufriendo Venezuela en los últimos años.

Alfredo Serrano Mancilla / CELAG

Se puede legítimamente estar a favor o en contra de las decisiones económicas tomadas por el presidente Nicolás Maduro. Todo debate económico es bienvenido. Sin embargo, el desconocimiento del conjunto de acciones orquestadas desde múltiples ámbitos en contra de la economía venezolana resta rigor a cualquier tipo de análisis. Dejar de lado lo que Venezuela está afrontando en forma de multi-agresión permanente en materia económica es un acto de irresponsabilidad deliberada. Pero además sería un análisis parcial y sesgado. Sería lo mismo que analizar la economía mexicana sin considerar que tiene a Estados Unidos como vecino del norte. O suponer que un país tiene mar a pesar de no tenerlo. ¿Cómo debería leerse un estudio o una propuesta en base a premisas falsas, inexistentes, eclipsando buena parte de lo que sucede?

Venezuela: 2017, asuntos pendientes

El equilibrio en la correlación de fuerzas y los desajustes económicos son parte de una realidad objetiva, que no es fácil de cambiar. Pero no es lo mismo manejar estas situaciones por la vía de entendimientos que hacerlo por medio de una confrontación en la que todo empeoraría.

Leopoldo Puchi / Enfoque

Finaliza el año con una situación en la que sigue prevaleciendo el equilibrio inestable de la correlación entre las fuerzas en pugna, a pesar de todos los eventos políticos ocurridos a lo largo de los doce meses: protestas, intento de derrocamiento del Gobierno entre abril y julio, elecciones regionales y municipales, creación de la Asamblea Nacional Constituyente.

Perú: Un modelo putrefacto y una batalla de largo aliento

El intento de vacancia presidencial presentado en el Congreso trajo el pacto de impunidad y este el aislamiento político del mandatario, a costo de la legitimidad y la credibilidad del pueblo en las instituciones y, sobre todo, en los gobernantes, en los dirigentes de los grupos políticos que hoy intentan repartirse el poder.

Mariana Álvarez Orellana-CLAE

El presidente Kuczynski y el expresidente Fujimori.
El comienzo de 2018 consolidó en Perú un cambio radical del escenario político, cuando aquel que esgrimía la bandera de la democracia liberal burguesa de los “valores democráticos”se convirtió en furgón de cola del fascismo fujimorista: el presidente Pedro Pablo Kuczynski (PPK), que había asegurado que no indultaría a Alberto Fujimori, le regaló elperdón al genocida la última navidad, en busca de su “gobernabilidad”.

La incapacidad del banquero Kuczynski para gobernar parece haber recortado drásticamente su mandato democrático. Contrariamente a sus cálculos, el pacto de impunidad que amnistió al exdictador acusado de corrupción y genocidio,  ha resultado en un grave aislamiento político que le quita el aire necesario para llegar al 2021.

Argentina: Balance nefasto

El 2018 nos encontrará a los argentinos renovando la fe y la esperanza, cantando con la recordada y nunca más necesaria María Elena Whalsh: “Tantas veces me mataron, tantas veces me morí, sin embargo estoy aquí resucitando. Gracias doy a la desgracia y a la mano con puñal, porque me mató tan mal y seguí cantando. Cantando al sol como la cigarra, después de un año bajo la tierra, igual que sobreviviente que vuelve de la guerra”.

Roberto Utrero Guerra / Especial para Con Nuestra América
Desde Mendoza, Argentina

En el “reino del revés” es lógico que se celebre el fin de año con las cuentas al rojo vivo, con un dólar que se ha escapado de sus cauces y su estampida recuerde otras épocas, se recalculen en conferencia de prensa de las principales espadas de la economía nacional las metas inflacionarias luego de la aprobación del Presupuesto 2018, (más para arriba como corresponde al mundo feliz de Huxley instalado) llevándolas al 15% para 2018, 10% para 2019 y 5% para 2020 aunque, parafraseando a Orwell podría ser cualquier otro valor, o se niegue la incidencia del endeudamiento externo, el déficit fiscal y el comercial que ha crecido de una manera exponencial dada la apertura económica con el aluvión de importaciones chinas y la consecuente desindustrialización operada en las provincias con promoción que han ido paulatinamente cerrando sus puertas como infinidad de pymes; que en este marco se premie al genocida Etchecolatz con prisión domiciliaria a espaldas del pueblo que, con Abuelas y parientes cercanos, celebra el hallazgo de la nieta 127, luego de haberla esperado durante 40 años.